Nacionalismo y la generación del ‘98

Cuando leo las obras de autores como Unamuno y Machado, no puedo evitar que me recuerden de la división y guerra cultural que sigue en los Estados Unidos hoy. Debido a este conflicto, me interesa la obra “Castilla” por Unamuno y como los dos cuestionan el futuro de españa y que significa ser español. El poema combina una estética más accesible que la formalidad de otros, pero sobre todo entra en un discurso filosófico, y al hacerlo, creo que modela una poesía por una audiencia cotidiana en vez de arte por la clase alta.

Como oda a Castilla, y a lo largo a España, “Castilla” personifica la idea de una identidad nacional así que el poema conecta lo filosófico al lenguaje y el discurso político. El poema sigue llamando al “noble antaño” del imperio Español católicos con los versos, “al cielo que te enciende y te refresca, // al cielo, tu amo” (3-4). Entonces, inmediatamente vemos referencias a la idealización de la España antigua y fuerte, pero de términos generales. Unamuno no entra en un discurso de los partidos de la época; él va más allá de esto para conversar con una gran audiencia Español – la mayoría de los cuales eran católicos. Luego, Unamuno hace más referencias a España como un protector o el cielo cuando dice, “…. tiene en ti cuna el sol y en ti sepulcro // y en ti santuario. // Es todo cima tu extensión redonda // y en ti me siento al cielo levantado” (11-14). Entonces, Unamuno sigue elevando a España a pesar de la división política de la época con las comparaciones al cielo y lo divino. Por otro lado, Unamuno se abstiene del uso de referencias directas a la iglesia e instituciones políticas, creando un poema no religioso sino que espiritual.

Unamuno concluye con la declaración “ese tu aire soltaré mis cantos, // si te son dignos bajarán al mundo // desde lo alto!” y al hacerlo, el poema se convierte en una llama a acción para la gente (18-20). Es decir, Unamuno concluye la discusión vaga del amor por la nación con esta acción política para luchar contra la división.

 

1 thought on “Nacionalismo y la generación del ‘98

Leave a Reply