Un final inmerecido

Esta semana, leímos Don Juan Tenorio de José Zorrilla. Durante leer, estaba fascinado con su descripción del protagonista (don Juan) y también su arquetipo (de “malo chico”.) Me recuerda un poquito de Lope de Vega, en la película Lope, donde los valores del protagonista no se alinean con los valores de la edad, y que hay un sentido de arrogancia en sus acciones y sus habilidades.

Entonces, la escena que quiero enfocar es el final, donde don Juan recibe su salvación con la ayuda de doña Ines. Es un final, que en mi opinión, es inmerecido. Después de una vida de seducción, engaños, y violencia, don Juan no merece la salvación. El escultor lo dice mejor cuando él describe a don Juan como, “Un mozo sangriento y cruel que, con tierra y cielo en guerra, dicen que nada en la tierra fue respetado por él. Quimerista, seductor y jugador con ventura, no hubo para él segura vida, ni hacienda, ni honor.” (94). Es un hombre de pecado y fraude, no un hombre de Dios y el cielo.

Además, estoy enojado con el final porque envía un mensaje sexista a la audiencia. Esta salvación con la ayuda de doña Ines, perpetua la idea que las mujeres siempre van a ayudar a los hombres, y que sus papeles más importantes es su subordinación a los hombres. Y ahora, con ejemplos modernos de don Juan que mencionamos durante de la clase, es raro que este tipo de hombre esté tan celebrado en la sociedad. Hablamos sobre esto en clase, pero si los sexos fueron cambiados, y el protagonista fue una mujer, hubiera sido un escándalo que una mujer “provocativa” (uso las comillas para distinguir la diferencia en las descripciones. Mientras una mujer es “provocativa”, un hombre es “seductor” or “jugador”) entraría el cielo con los ángeles.

1 thought on “Un final inmerecido

  1. mkilani

    Hola AJ. ¡Gracias por compartir tu comentario con nosotros! De hecho, don Juan es un asesino violento y un mujeriego. Muestra todos los sellos distintivos de un sociópata; es un hombre encantador que habla sin problemas y que usa descaradamente a otras personas para obtener lo que quiere, independientemente de cuánto daño cause. Sin embargo, retratar a don Juan como héroe y villano lo hace un personaje más redondeado e identificable. Con sus muchas faltas, don Juan es claramente humano. Podemos identificarnos con él hasta cierto punto, incluso si desaprobamos sus acciones malvadas.

Leave a Reply