Los Zéjeles de Quzman

Mientras la sociedad andaluza premiaba “un modo de vida urbano y humanístico,” también institucionalizó una hierarchia que favoreció las costumbres musulmanes. El poeta Ibn Quzman usó las artes que la clase alta amaba para criticar sus propias normas y reglas. Sus temas y chistes juegan con la sexualidad y género, creando un discurso sobre moralidad muy progresiva. La presencia de las voces LGBTQ en la poesía medieval contradice la narrativa que la España de antigüedad era bastante conservativa y uniforma, y apoye la hipótesis que al-Andalus fue una sociedad diversa.

Los fragmentos de los Zéjeles dados rompen con la tradicíon poética y la cultura dominante en al-Andalus debida a su uso de versificación libre y los temas de la gula, homosexualidad, y vicio. Mientras la sociedad Moro “les concedía [a los monoteístas] amplios derechos a cambio de impuestos adicionales y ciertas prohibiciones tales como consumir licor o cerdo en público o convertirse en líderes del gobierno” (20-21). Este contexto le da un gran significado al incipit de “Zéjel 1,” “Mi vida transcurre en la disipación y el exceso” (1). Quzman emplea un tono coloquial para invitar al oyente a cuestionar la supuesta inmoralidad de emborracharse; cuando le manda al lector “¡Já! Choca tu vaso con nosotros \\ ¡Borrachera, borrachera! \\ ¿Qué nos preocupa la buena conducta?” (12), Quzman invita al lector a disfrutar del alcohol, pero también rechaza la jerarquía de la sociedad. Igualmente, Quzman termina el fragmento: “¡Toma tu botella, elévala  alto y vacíala! \\ Con qué espléndido brindis se te ha honrado” (31-32). El uso de “tu” en vez de “su” implica una igualdad entre el lector y Quzman que crea el efecto de fraternidad. Esta dicción al mismo tiempo se destaca por su desafío y su uso ingenioso de apostrophe. “Zejel 62” trata de más temas escandalosos, pero lo más profundo es la homosexualidad. Quzman dice que su paraíso sería “amar beldades,” pero más que tratar del eroticismo, dice que en sus sueños tenía relaciones “ora con mozos, ora con mujeres” (4). Más que cuestionar los valores de su época, la presencia del homoeroticismo significa una aprobación de experimentación sexual. Es extraordinario que las palabras “¡mi vicio es virtud!” no solo sobrevivieron, sino que fueron populares en una sociedad tan antigua. 

Me interesa mucho que la diversidad y pluralidad de perspectivas en la poesía de al-Andalus fueron sobreescritas por la inquisición y los gobiernos fascistas del siglo XX. El conocimiento que experimentación sexual y resistencia a las morales de la tradición Judea-Cristiana-Musulmán han existido hace siglos en España tiene el poder cambiar nuestro perspectivo del mundo. Además, la existencia de la narrativa heterosexual y conservativa destaca la importancia de investigar y cuestionar la historia.

1 thought on “Los Zéjeles de Quzman

  1. Natalia

    Muchas gracias por tu comentario, Connor. Es cierto que la diversidad y pluralidad de perspectivas en la poesía de Al-Ándalus es sumamente interesante. ¿Cuál crees que fue el impacto social de esa poesía? ¿Conoces algún tipo de poesía que trate temas similares actualmente? Todo lo que relatas es muy potente, pero el primer y último párrafo podrían ser un poco más claros.

Leave a Reply